El Banco Santander está bien posicionado para afrontar el entorno actual, amenazado por la desaceleración macro y el empeoramiento de la calidad crediticia. Y lo está, según sus responsables, gracias entre otras casas a su diversificación, su gestión prudente del riesgo y su menor necesidad de liquidez. Por todas estas razones, el banco puede reafirmarse en sus objetivos, según destaca en una presentación de los resultados del primer trimestre, periodo en el que el beneficio neto subió un 22% y el margen de explotación un 30,9%. El Banco Santander mantiene sus previsiones de incrementar los ingresos a ritmos de doble dígito en 2008 y 2009 y de lograr un crecimiento del 15% de su beneficio por acción, a pesar del entorno actual de desaceleración e incertidumbre.
Santander subraya que ha sido capaz de generar resultados en un entorno complicado. Además, señala que con sus fortalezas y modelo de negocio han podido absorber la ralentización de crecimiento en algunos mercados y negocios y avanzar hacia sus objetivos, entre ellos un crecimiento del BPA del 15%. El consejero delegado de la entidad, Alfredo Sáenz, ha indicado que el Grupo Santander mantiene una visión de futuro "relativamente optimista" gracias a la estrategia del banco, basada en la diversificación, una gestión prudente del riesgo que no contempla la existencia de productos "tóxicos", morosidad baja, buena calidad de la cartera hipotecaria y "holgada" posición de liquidez. Así, ha manifetado que la entidad alcanzará los objetivos anunciados el pasado septiembre durante el Día del Inversor en Madrid, "algo que pocos pueden hacer (mantener las previsiones de hace siete meses)". Asimismo, confía en que el brasileño Banco Real, adquirido como parte del paquete de activos en la compra del holandés ABN Amro, pueda estar integrado en el Grupo en el tercer trimestre del año, al tiempo que anunció que en octubre realizarán una presentación en Brasil para explicar los planes del Santander en el país sudamericano. El Grupo Santander todavía no gestiona el banco brasileño, por lo que, ha explicado, aún no forma parte de las cuentas de la entidad española.