El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, resaltó -duranta la Junta General de Accionistas- que el periodo actual es "probablemente el más difícil" que se ha visto en toda una generación de banqueros y que ha puesto a prueba estrategias, gestión de los negocios y de los riesgos, pero que el banco ha pasado con nota este periodo.En este sentido, resaltó que para mantener el crecimiento de los ingresos, la entidad no necesita asumir riesgos complejos y de difícil control como los que están dando origen a los problemas actuales de la banca internacional, y que el grupo tiene un "tamaño adecuado" para seguir siendo rentable para los accionistas a medio y largo plazo.Asimismo, subrayó que la entidad tiene la obligación de estar atenta por si se presentan en el futuro operaciones de crecimiento inorgánico, pero que "no abordará operaciones por el simple hecho de aumentar su tamaño".Botín también resaltó el esfuerzo realizado por la entidad en tecnología y control de costes, que le ha permitido mejorar los niveles de eficiencia de forma significativa, con un 'cost-income' que se sitúa en el 44,2%, y subrayó el "excelente" resultado que ha tenido su modelo de negocio, enfocado a la banca comercial, control de riegos, eficiencia, buena gestión y liquidez y capital.
Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
POSICIÓN DE LIQUIDEZ
Botín también resaltó la fuerte posición de liquidez del banco, con una sólida base de depósitos del negocio minorista, el amplio acceso de los mercados mayoristas, la diversificación de mercados e instrumentos para obtener liquidez y la anticipación y aprovechamiento de las buenas condiciones de los mercados en los últimos años.En este sentido, también recordó que el banco "no ha tenido que llevar a cabo ningún tipo de provisión especial" ligada a títulos vinculados al mercado hipotecario 'subprime' o a productos que se han visto afectados por la situación financiera internacional."Banco Santander no está limitando ni necesita ampliar el crecimiento del crédito debido a cuestiones relativas a la liquidez", subrayó Botín, quien, además, destacó que la entidad cuenta con una gran base de capital. Así, recordó que mientas muchos bancos tuvieron que hacer ampliación de capital por importe de 250.000 millones de dólares, Santander cerró 2007 con un ratio del Bis del 12,66% y un 'core capital' del 6,25%.En este sentido, también resaltó que mientras la cotización de las primeras entidades financieras internacionales han sido "castigadas", con una caída promedio en los últimos 18 meses del 36%, la acción del banco ha bajado un promedio del 15,4%. "Hoy nos situamos en el séptimo lugar del mundo por valor en Bolsa. Lo que demuestra que ha pasado con notable éxito esta difícil prueba", añadió.No obstante, resaltó que el mercado continúa sin reflejar el valor del banco ni "el gran potencial de generación de beneficios recurrentes", ya que, según explicó, el consenso de los analistas arroja un precio de 16,5 euros por título OPERACIÓN DE ALCANCE.Botín subrayó que la operación de adquisición de ABN Amro junto a Fortis y RBS se trata de "la mayor operación de alcance que se ha realizado nunca en el sistema financiero internacional", y apostó por las operaciones de compra y no de fusión para añadir valor, incrementando lo antes posible el beneficio por acción de la entidad adquiriente.El presidente el Santander recordó que la operación ha permitido incorporar al grupo Banco Real, un activo que cuenta con 2.000 oficinas y un modelo de negocio complementario, lo que permite a la entidad pasar a ser el tercer banco de Brasil por créditos y el segundo por depósitos.En este sentido, Botín adelantó que la entidad espera "un buen año 2008 para Latinoamérica", con un aumento de la bancarización y con un crecimiento del beneficio neto en dólares superior al 20%.Asimismo, señaló que esta operación le ha permitido avanzar en el modelo de banca al consumo en Europa al canjear negocios procedentes de la operación, por un conjunto de activos de banca al consumo de Electric, principalmente en Alemania y en el Reino Unido, que se integran "muy bien" desde el punto de vista estratégico y operativo en Santander Consumer.Por su parte, el consejero delegado del banco, Alfredo Saénz, subrayó que los buenos resultados del banco demuestran que mantiene una "buena velocidad de crucero" y que ha continuado ganando nuevos clientes, mejorando la eficiencia y manteniendo la disciplina de riesgos y de balance.No obstante, reconoció que los volúmenes de negocio en general van a crecer menos a partir de ahora y resaltó la importancia de tener presencia en los mercados emergentes, al tiempo que subrayó que la entidad ve los momentos difíciles como una gran oportunidad para seguir creciendo.