La Autoridad británica de Servicios Financieros (FSA) tendrá competencias para romper los contratos de los banqueros si priman prácticas arriesgadas que pueden amenazar la estabilidad del sistema financiero, publicó el fin de semana The Sunday Telegraph. Según el periódico, éste es el núcleo de una nueva ley auspiciada por el ministro de Finanzas, Alistair Darling, que será anunciada por el primer ministro, Gordon Brown, el próximo miércoles en el llamado discurso de la Reina, en el que se presenta el plan de Gobierno para los próximos meses.