El presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, se mostró preocupado sobre la situación de la inflación en Estados Unidos, pero sugirió que existe cierta evidencia que sugiere que las presiones sobre los precios volverán finalmente a disminuir. En todo caso, asegura que los incrementos en los precios de los alimentos y la energía, medidos según el índice de precios al consumidor, han generado un "desenlace indeseable".
El presidente de la FED de Boston aseguró que "si se sostienen, tales incrementos en los precios de los alimentos y la energía, que no se encuentran en la actualidad sugeridos en los precios de los futuros sobre los alimentos y la energía, causarán preocupación de que estos incrementos en los precios de los bienes básicos puedan incorporarse a las expectativas, un desenlace que claramente se debe evitar". Rosengren es en la actualidad un miembro sin derecho a voto dentro del Comité de Mercados Abiertos de la Fed Sus declaraciones formaron parte de un discurso preparado para ser emitido durante una conferencia de la Fed de Boston en Chatham, Massachusetts. Rosengren sugirió que cree que en el largo plazo es probable que disminuyan las presiones inflacionarias. "Los economistas esperan que las leyes de oferta y demanda al final limitarán los incrementos de precios, incluso en relación al crecimiento económico relativamente rápido de mercados emergentes", afirmó.