La balanza comercial de EEUU registró en abril un saldo negativo de 60.900 millones de dólares (39.220 millones de euros), lo que representa un incremento del 7,8% y su nivel más elevado desde marzo de 2007, según los datos publicados por el Departamento de Comercio.
En concreto, las exportaciones aumentaron un 3,3%, su mayor incremento desde febrero de 2004, hasta los 155.500 millones de dólares (100.144 millones de euros), lideradas por las ventas de aviones comerciales, automóviles y maquinaria agrícola. Por su parte, las importaciones experimentaron su mayor alza desde noviembre de 2002 al aumentar un 4,5%, hasta los 216.400 millones de dólares (139.364 millones de euros) impulsadas por las compras de coches, juguetes, productos electrónicos y alimentos, así como por el encarecimiento de las importaciones del petróleo.