Con recortes, así comienza la sesión al otro lado del Atlántico después de que el Presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke haya mostrado su preocupación por las tensiones inflacionistas. El mandatario deja entrever no sólo que los recortes de tipos por parte de la Fed han llegado a su fin, sino que el precio del dinero podría subir después del verano. A esa inflación que se convierte en principal preocupación de las autoridades, contribuye el precio del petróleo que hoy cotiza en el entorno de los 136 dólares. En el ámbito macroeconómico, se publicó el saldo comercial del país que volvió a ser negativo en abril y alcanzó los 60.900 millones de dólares. Así las cosas y sin dejar de “vigilar” al sector financiero, los inversores apuestan por las ventas en Wall Street. El Dow Jones recorta un 0,28% hasta los 12.245 puntos, el Nasdaq retrocede un 0,77% hasta los 2.441 puntos y el S&P 500 pierde un 0,38% hasta los 1.353 puntos.
Ben Bernanke coge la batuta y la orquesta desafina o lo que es lo mismo, el mandatario de la Fed toca el tema de la inflación y Wall Street recorta posiciones. La inflación es ahora la prioridad del mandatario y aunque establece que "el riesgo de que la economía haya entrado en una sustancial espiral negativa parece haber disminuido”, no descarta la posibilidad de una subida de tipos de interés. Entre los analistas, un 50% espera que el repunte se produzca en la reunión de la Fed de septiembre, y esta cifra alcanza al 88% de especialistas para el caso de la reunión de diciembre. Bernanke apunta a que "la inflación permanece elevada", y los últimos aumentos en los precios energéticos "han añadido riesgos al alza en la inflación y en las expectativas de inflación”, de hecho el petróleo cotiza hoy al alza y se mueve en el entorno de los 136 dólares. Las palabras del mandatario hacen girar la vista, un día más, hacia el sector financiero aunque de momento, casi todos los grandes bancos norteamericanos se visten de verde: Citigroup avanza un 0,97%, Merrill Lynch gana un 0,56%, Bank of America se apunta un 0,30% y Lehman Brothers recibe el castigo de los inversores que le hacen perder un 2,48%. La entidad sigue en el punto de mira después de que ayer anunciara oficialmente una ampliación de capital por valor de 6.000 millones de dólares y reconociera que por primera vez en su historia, el balance del primer trimestre será negativo. Y de la mano de la carrera alcista del petróleo las empresas relacionadas con el crudo se comportan de manera dispar: Exxon Mobile retrocede un 0,38%, Chevron cede un 0,73% y Marathon Oil sin embargo rebota un 0,61%. Gráfico Dow Jones