La venta de viviendas en Gran Bretaña ha caído a su nivel más bajo de los últimos treinta años, según fuentes del sector inmobiliario. La cifra media de viviendas vendidas por los agentes inmobiliarios en los tres últimos meses fue de 17,4, un tercio menos que hace un año, indica un estudio de la Royal Institute of Chartered Surveyors (RICS), colegio profesional que sigue la evolución del sector.
El informe del Royal Institute of Chartered Surveyors (RICS) destaca que "la falta de demanda en el mercado inmobiliario se refleja en el colapso de las transacciones". Este estudio pone de manifiesto que nueve de cada diez agentes inmobiliarios hablan de un descenso de los precios de la vivienda. Según Tim Edmonds, agente inmobiliario, colegiado en el RICS, "las transacciones prácticamente se han detenido. Incluso donde ha habido acuerdo, es difícil que se materialice". La crisis crediticia ha hecho que se disparase el costo de las hipotecas y quienes tratan de comprar su primera vivienda han de buscar depósitos de entre un 10 y un 25% para obtener las mejores condiciones de los prestamistas, lo que equivale a unos 38.000 euros. Las predicciones económicas no son tampoco nada favorables, y así, el lunes algunos economistas advirtieron de que el Banco de Inglaterra puede verse obligado este año a aumentar sus tipos para combatir la inflación. Los tipos del mercado al que recurren los bancos para financiar las hipotecas de cuota fija volvieron a subir este lunes. Los utilizados para financiar las hipotecas a dos años aumentaron de un 6 a un 6,3%. Se trata de la mayor subida en un solo día desde 1992, y algunos expertos predicen que los bancos se verán obligados a elevar también los tipos de interés de los créditos hipotecarios.