La economía española crecerá por debajo del 2% en 2008 y el paro superará el 10% de la población activa, según las previsiones de la escuela de negocios Esade, recogidas en el estudio de coyuntura económica que realiza semestralmente, que también augura que el precio de los activos inmobiliarios puede bajar "entre el 20% y el 30%" en el periodo 2008-2009.
El profesor de Economía de Esade Francesc Xavier Mena añadió que este descenso se dará especialmente fuera de las grandes ciudades, si bien indicó que la economía española empezará a recuperarse "a finales de 2009" y que el sector inmobiliario residencial lo hará en 2012. Aseguró que lo peor vendrá "después del verano", cuando "habrá cola en los juzgados para presentar concursos de acreedores --antigua suspensión de pagos--", lo que llevará a ajustes de empleo que impulsarán la tasa de paro por encima del 10%. Como consecuencia, "el 5% de la población lo va a pasar mal porque el paro aparecerá en casa, y el resto deberán reducir el nivel de vida", expuso Mena. Asimismo, auguró que "algunas pequeñas cajas de ahorros españolas están viviendo grandes tensiones y deberán fusionarse con alguna más grande" para sobrevivir, en un entorno en el que la morosidad seguirá creciendo de forma importante, aunque "no llegará a los niveles de 1993". Ejemplificó la situación actual, de carácter global e iniciada por la crisis subprime en Estados Unidos a mediados de 2007, como "la caída de un meteorito" --hipótesis de la desaparición de los dinosaurios--, en la que "lo grave no es el impacto inicial, sino el cambio de entorno que produce". Modelo agotado Mena aseguró que el modelo de crecimiento económico español, basado en la construcción y el consumo, "se ha venido abajo" y se debe replantear, hacia otro sistema con "más internacionalización, más valor añadido y más espíritu emprendedor --capital humano--". También alertó de que el diferencial de inflación de España con la Zona Euro es una "espada de damocles" que hace bajar la productividad y que "sólo se podrá solucionar con más paro, salarios más bajos o jornadas laborales más largas". Otro problema para España es el déficit exterior, que ha alcanzado el 11,3% del PIB. "Si se restringe el crédito mundial, España lo pasará mal", aseveró. Ayuda de 400 euros, inefectiva. Respecto a la ayuda de 400 euros del Gobierno, Mena la calificó de consecuencia de un "calentón electoral" que ha provocado que el superávit se haya "dilapidado" en una medida que "no soluciona nada y no es equitativa socialmente". También lamentó que este gasto, que deja las arcas estatales con previsión de déficit, perjudica a otros "temas importantes" como la revisión de la financiación autonómica y a las partidas para impulsar las infraestructuras y paliar la crisis residencial en la construcción. El profesor de Esade Fernando Ballabriga añadió que el término "desaceleración" utilizado por el Gobierno es un "eufemismo poco apropiado" para esta coyuntura y que el Banco de España "está fuera de la realidad" en sus perspectivas, demasiado optimistas para la escuela de negocios. Contexto internacional El informe de Esade también analiza el contexto internacional, y en especial la zona euro, Estados Unidos y China. Esade sitúa el crecimiento mundial en el 3,5% para 2008 y 2009, mantenimiento del diferencial euro-dólar, encarecimiento de las materias primas del 5% anual y tipos de interés que se mantendrán en el 2% en Estados Unidos y en el 4% en Europa. La zona euro crecerá un 2% en 2008 y un 1,6% en 2009, y la inflación será del 3% y del 2,5%, respectivamente, según las previsiones que la escuela de negocios considera más probables. Esade también contempla la posibilidad de subidas de tipos en Estados Unidos para evitar que aumente la inflación debido a la depreciación del dólar, y calcula que China experimentará un "ajuste coyuntural" tras los Juegos Olímpicos por los tipos de interés al alza, la inflación y las pérdidas bursátiles de muchas familias que todavía no han hecho efectivas.