El precio de la vivienda nueva bajó en 2008 en Cataluña un 7,3 por ciento, hasta situarse en los 3.252 euros el metro cuadrado, según un estudio de la Generalitat elaborado a partir del análisis de 216 municipios catalanes.El precio de los pisos de segunda mano también descendió el pasado año un 7,9% y se situó en los 3.385 euros, después de un década con incrementos anuales superiores al 10 y al 15% y del estancamiento de 2007, como consecuencia de la fuerte reducción de operaciones de compraventa en el mercado inmobiliario. Por demarcaciones territoriales, Barcelona fue la provincia con la obra nueva más cara, con un precio medio de 3.776 euros/m2, seguida de Girona (2.799 euros/m2), Tarragona (2.510 euros/m2) y Lleida (2.151 euros/m2).