El índice Case-Shille elaborado por Standard & Poor's que mide el precio de las viviendas en las 20 mayores ciudades de Estados Unidos cayó en enero un 18,97% respecto al mismo periodo del año pasado, después de un descenso del 18,6% en diciembre. La caída es mayor de lo que esperaba el mercado. Los analistas consultados por Bloomberg habían previsto un descenso del 18,6%.