El nuevo presidente de la filial europea del consorcio automovilístico General Motors, Nick Reilly, aseguró hoy que el plan de reorganización de Opel y Vauxhall contemplará la supresión de entre 9.000 y 9.500 puestos de trabajo en Europa, lo que supone una quinta parte de la plantilla de la compañía en el continente europeo.