La economía estadounidense creció, en el cuarto trimestre de 2009, a un ritmo anualizado del 5,9%, dos décimaspor encima de la anterior estimación, y en línea con las previsiones de los analistas.