El crudo estadounidense subió el martes más de un dólar hasta alcanzar su récord por encima de los 87 dólares por barril, impulsado por la preocupación por los ajustados inventarios en medio de una firme demanda continua y tensiones en Oriente Próximo. A las 08:17 GMT, el crudo liviano estadounidense subía 1,02 dólares por barril, a 87,15 dólares, tras haber tocado un máximo a 87,18 dólares. Por su parte, el crudo Brent de Londres ganaba 72 centavos, a 83,47 dólares por barril, superando por primera vez los 83 dólares.