El número de parados en España se ha incrementado un 141% desde el inicio de la crisis, en septiembre de 2007, porcentaje que triplica los aumentos registrados en Italia (40,8%) o Reino Unido (38,5%), los otros dos países que más han elevado su volumen de desempleados en estos más de dos años.
Así lo refleja el Euroíndice Laboral que elaboran IESE y Adecco y en el que se analizan datos de siete países: los tres mencionados más Portugal, Alemania, Polonia y Francia.

Frente a este repunte del desempleo en la gran mayoría de estos países, Alemania y Polonia presentan actualmente un menor número de parados que al inicio de la crisis, si bien en este informe se advierte de que el país germano, en el que la recesión incidió con más retraso en el empleo, aumentará la destrucción de puestos de trabajo en los próximos meses.

En total, desde que se produjera la quiebra de dos compañías estadounidenses de hipotecas 'subprime' allá por septiembre de 2007, hecho en el que Adecco sitúa el inicio de la crisis, el paro de los siete países analizados en este informe ha crecido en más de 4,18 millones de personas, explicando España el 61% de este incremento, con 2,5 millones de nuevos desempleados en sus filas.

Los contrastes de España con el resto de países del estudio se observan no sólo en lo concerniente al paro, también en lo que respecta a la evolución del empleo. Así, mientras que la ocupación se ha reducido en España en un 9,1% desde que estalló la crisis, en Portugal e Italia se han registrado caídas de sólo el 3,4% y 2,5%, respectivamente. Al mismo tiempo, Francia y Reino Unido han mantenido su nivel de ocupación prácticamente invariable, en tanto que Polonia y Alemania lo han incrementado.

En función de todos estos datos, Adecco concluye que, dentro de los siete países analizados, la pérdida de empleos producida durante la crisis es responsabilidad casi por completo de España. De esta forma, de los 1,9 millones de empleos que han destruido en estos dos últimos años y medio, 1,8 millones corresponden a España, el equivalente al 96% del total del empleo perdido.

Las previsiones para el segundo trimestre de 2010 apuntan, según los autores del informe, a una moderación en la destrucción de empleo en aquellos países que comenzaron a perderlo más pronto, como es el caso de Portugal, España, Reino Unido e Italia. Esta ralentización en la destrucción de empleo y la práctica estabilidad de la población activa dará como resultado un menor aumento del paro en los siete países del informe.

En concreto, en el segundo trimestre de 2010, estos siete países sumarán una pérdida de 1,16 millones de empleos, un 0,7% menos, con los varones como principales afectados, pues siete de cada diez empleos destruidos serán masculinos. El paro, por su parte, se elevará en estos países en 1,45 millones de personas, un 9% más, el menor incremento en un año y medio.

ESPAÑA LIDERARÁ LA PÉRDIDA DE EMPLEO PERO NO LA SUBIDA DEL PARO

En España, Adecco prevé que en el segundo trimestre se destruyan en términos interanuales 287.000 empleos (-1,5%), la menor contracción en siete trimestres, lo que no impedirá que España vuelva a ser el país que muestre la destrucción de empleo más profunda de los siete observados en este estudio.

Lo que sí será una novedad es que el repunte del paro previsto en España para el segundo trimestre no será el más amplio de este grupo de países e incluso será inferior a la media europea.

Así, el número de desempleados aumentará en España en 304.000 empleos en valores interanuales (+7,4%), hasta situarse casi en 4,5 millones de parados, mientras que en Alemania crecerá en 363.000 desempleados, un 11,2% más, siendo el país que registrará el incremento más elevado del paro de entre todos los analizados, algo que no sucedía desde finales de 2005.

La tasa de desempleo media de este grupo de países alcanzará al finalizar junio el 10,1%, su valor más elevado en doce años. Aunque el crecimiento del paro aflojará el ritmo, todos los países verán incrementadas sus tasas de paro.

En el caso español, ésta se situará a cierre del segundo trimestre en el 19,2%, lo que supone 1,3 puntos más que un año atrás y la más elevada desde diciembre de 1996. Por su lado, Alemania registrará una tasa de desempleo del 8,3%, Italia del 8,1%, Polonia del 8,7% y Portugal del 9,9%, todas ellas ocho décimas más altas que las que tenían en junio de 2009.