El precio de la onza de oro cotizaba al alza y superaba la cota de los 1.100 dólares impulsado por la debilidad del 'billete verde' después de conocerse el dato de empleo de EEUU, que destruyó 190.000 empleos en octubre, elevando la tasa de paro al 10,2%, su nivel más alto en 26 años. De este modo, el precio del oro al contado en el mercado de futuros de Nueva York alcanzaba los 1.100 dólares por onza, mientras que en los contratos de futuros para entrega en diciembre cotizaba a 1.101,9 dólares y llegaba a pagarse a 1.105,9 dólares en los contratos con vencimiento para octubre de 2010. En el mercado de divisas, el dólar cedía terreno frente al euro después de publicarse el dato de empleo de EEUU y llegaba a alcanzar un máximo intradiario de 1,4913 dólares, aunque posteriormente cotizaba a 1,4865 dólares.