La Bolsa de Tokio ha cerrado la primera sesión de la semana con descensos del 0,04%, hasta los 10.352,57 puntos. La leve salida de los inversores se debió, básicamente, a la su intención de hacer caja para aprovechar las recientes subidas a golpe de la mejora de los resultados empresariales.