El índice de precios al consumo de EEUU cayó el 0,1 por ciento en el mes de marzo, tras haber subido cuatro décimas en febrero, según informó el Departamento de Empleo. En términos interanuales, los precios registraron en marzo un descenso del 0,4 por ciento. Sin alimentos y energía, los precios subieron el 0,2 por ciento mensual, igual que en febrero, y registraron un alza interanual del 1,8 por ciento.
Las previsiones del mercado eran de una subida del IPC del 0,1 por ciento y de una caída interanual del 0,1 por ciento. Sin alimentos se esperaba un incremento mensual del 0,1 por ciento y del 1,7 por ciento interanual.

La caída del indicador se debió en gran medida al abaratamiento de los precios de la energía, cuyo índice bajó un 3%, frente al incremento del 3,3% de febrero, mientras que los precios de los alimentos retrocedieron un 0,1% por segundo mes consecutivo.

De este modo, la inflación subyacente, que excluye la volatilidad de precios de la energía y de los alimentos, experimentó un repunte de dos décimas por tercer mes consecutivo y en términos interanuales registra una subida del 1,8%.