La bolsa española no consiguió cerrar la sesión con la subida que mostró a primera hora y, al ritmo del 2.9%, cerró en los 6.519 puntos. Una penalización que llegó de la mano del sector financiero, Bankia y Bankinter a la cabeza, un día después conocer el resultado de las elecciones en Grecia - a favor de la Eurozona-  y con la posibilidad de que losbancos necesiten hasta 150.000 milones en provisiones.

El Ibex35 cierra la sesión en números rojos. Una penalización del 2.9% que arrastró al selectivo hasta los 6.519 puntos. Y lo hizo de la mano del sector financiero el día en que El Confidencial publica que las consultoras   Oliver Wyman y Roland Berger determinarán que las necesidades de capital del sector financiero español superarán lo inicialmente esperado, ya que las provisiones totales a las que deberán hacer frente los bancos ascenderán a 150.000 millones de euros. En los últimos días, se han barajado horquillas de entre 40.000 y 60.000 millones de euros, o 60.000 y 70.000 millones de euros como las necesidades del sector.

Lejos parecen ya unas elecciones en Grecia que dieron como ganadores al partido "pro-proyectoeuro" que darían algo de tranquilidad a los mercados. Nada más lejos de la realidad. El bono español superó el 7% y la prima de riesgo volvió a alcanzar un nuevo máximo en los 589 puntos básicos. Los expertos aseguran que son necesarias más medidas - y más contundentes - para que los mercados puedan relajarse. De lo contrario, podremos ver al Ibex35 acercándose a niveles de 5.400 puntos nuevamente.  Tristan Cooper, analista de deuda soberana de Fidelity reconoce que "uno de los temores que tienen los bonistas es que España sea expulsada del mercado por el EFSF/ESM. Esto reduciría el incentivo a intervenir del BCE para limitar las rentabilidades de los bonos españoles. Hasta ahora, la expectativa de intervención del BCE ha actuado como un desincentivo psicológico a las posiciones cortas, pero si ésta desaparece, la rentabilidad de la deuda pública española podría subir aún más".

Entre los valores más penalizados, el sector financiero. Bankia se dejó más del 9%, hasta los 0.84 euros. Y a pocos pasos Bankinter perdió un 4.6% - hasta los 2.38 euros -Santander se dejó un 4.5%, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 4.70 euros y BBVA descontó un 4.2% de su cotización, hasta los 5.03 euros. Algo más ligeros fueron los números rojos sde Caixabank. Perdió un 2.3% y cerró en los 2.36 euros. Banco Sabadell y Popular recortaron algo más de medio punto porcentual sus cotizaciones, hasta los 1.41 euros y los1.60 euros, respectivamente. 

Y no fueron las únicas. El resto de pesos pesados cotizaron, sin excepción, con fuertes caídas. Telefónica perdió un 3.9% y cerró en los 9.5 euros.  Repsol superó el 3.2% de penalización - hasta los 12.21 euros - mientras que Iberdrola recortó en un 5.1% el precio de su cotización, que cerró en los 3.32 euros.

Positivos, también los hubo. Los que se llevó IAG que, al ritmo del 3.59%, elevó el precio de sus acciones hasta los 1.88 euros. Acerinox consiguió elevar en más de un punto porcentual el precio de su cotización, que cerró en los 8.14 euros mientras que Abertis y Amadeus elevaron en algo más del 0.2% el precio de sus cotizaciones, con lo que mañana comenzarán la sesión desde los 10.16 euros y los 15.66 euros, respectivamente.