Se imponen los recortes en la renta variable europea. Con pocas referencias en las que fijarse, el Ibex35 descuenta un 1,36% a media sesión y cotiza en los 9.261 puntos. Una caída que presenta a Sacyr y ArcelorMittal como máxima expresión de un mercado sólo cuenta con dos valores en positivo. En una jornada en la que el sector financiero sigue presionando a la baja a las plazas del viejo continente y en la que el euro cotiza en los 1,3783 dólares.
Pocas referencias económicas y prácticamente ninguna empresarial. La renta variable se ampara en ello para ampliar sus recortes a media sesión Caídas que en el caso del Ibex35 supone cotizar en los 9.322 puntos tras descontar más del 1,6% a media sesión. Las caídas más acusadas del selectivo español llegan del sector constructor e industrial. ArcelorMittal como representante de este último se deja cerca de un 4% mientras que Sacyr Vallehermoso descuenta un 3,9% y alcanza los 10,97 euros. Sigue su estela el resto del sector: OHL se deja un 2,8%, Ferrovial se acerca al 2,7% de penalización mientras que FCC cae un 2,4% a media sesión.




Gráfico Ibex35



Y a pocos pasos, el sector financiero. Moody´s mantiene al sector a la espera de conocer si rebaja la calificación crediticia de alguna de las 36 entidades que mantiene bajo revisión. Entretanto ya ha anunciado que estudiará la calificación de la deuda y los depósitos en moneda local de las filiales de Banco Santander y BBVA. La entidad cántabra recibe la noticia con un 2,4% de caída mientras que BBVA pierde un 2,6%, hasta los 8,47 euros por acción. Banesto recorta un 2,5% tras anunciar que procederá a la amortización de la totalidad de sus participaciones preferentes “con carácter irrevocable” una vez obtenida la autorización previa del Banco de España.

Y a pocos pasos…el resto de pesos pesados. Repsol descuenta un 1,98% , Iberdrola pierde un 1,47% mientras que Telefónica se acerca al medio punto porcentual de caída y cotiza en los 14,84 euros. Sobre la operadora se refiere la prensa italiana al informa de que el consejero delegado de Telecom Italia, Franco Bernabé no siente ninguna presión por parte del gobierno italiano para impedir una fusión con la española. Iberia permanece plana en los 1,66 euros. La aerolínea deja detrás la fuerte revalorización experimentada en la apertura después de que Goldman Sachs haya mejorado hasta comprar su recomendación sobre la operadora desde la anterior estimación de vender.

A contracorriente del mercado dos valores consolidan sus ganancias. Grifols se alza un 0,8% mientras que Red Eléctrica suma un 0,37% a pocos minutos de conocer cuáles serán las conclusiones de la junta de accionistas que celebra hoy la compañía.

En el continuo español Sos Cuétara se precia de ser la compañía más revalorizada. Un alza de más del 6% a media sesión tras anunciar que emprenderá acciones legales contra los hermanos Salazar- ex consejeros y directivos de la compañía- por el crédito concedido a una compañía de su propiedad. Un crédito de 210 millones de euros concedido por Caja Madrid, la cual no presentará una demanda. Inypsa suma un 5,3% un día después de anunciar que propondrá a su junta de accionistas una ampliación de capital gratuita en la proporción de una acción nueva por cada dieciocho antiguas.

Al lado contrario Adolfo Domínguez pierde un 4,2%, Lingotes descuenta un 3,6% mientras que Realia descuenta un 3,5% de su cotización. Metrovacesa cotinúa sin cotizar en los 18,75 euros tras ampliar la duración del contrato de liquidez que suscribió con ibersecurities para favorecer la liquidez de sus acciones.

El selectivo británico es el más penalizado


El resto de plazas europeas amplían los recortes del selectivo español a media sesión. El Eurostoxx pierde un 1,69% después de conocerse que la contracción económica de la eurozona se moderó más en mayo gracias a que tanto fabricantes como compañías de servicios presentaron caídas menores de lo esperado. El DAX pierde un 1,6% y alcanza los 4.957 puntos.  El CAC-40 pierde un 1,69% mientras que el FT-100 se desmarca claramente del resto de índices. Cede un 2,25% hasta los 4.367 puntos. Y es que varias referencias juegan en su contra: S&P está estudiando el rating de Reino Unido de estable a negativa como consecuencia del rápido deterioro de las finanzas públicas. Lo que podría implicar rebaja de calificación. Además la concesión de hipotecas en el país bajó un 9% en abril pasado con lo que se difuminan las esperanzas de una recuperación en el sector inmobiliario. Juega a su favor el dato de ventas al por menor, que subió un 0,9% en abril gracia al incremento de ropa y calzado.