La recogida de beneficios se impone en la apertura en la renta variable española. El Ibex no aguanta por encima de los 14.100 puntos y se repliega para regresar al rango en el que más cómodo se siente en los últimos meses. Se coloca en los 15.077 puntos, al ceder un 0,22 por ciento, aunque con poco volumen de negocio. Los títulos de BME son los más castigados en la apertura, después de esa venta de un 3,4 por ciento de la compañía que ha realizado el Santander fuera de mercado, a 42,90 euros.
El cierre mixto de Wall Street y el “mal de altura” que le asalta al Ibex 35 cuando supera los 15.100 puntos están detrás de esta apertura en negativo de la bolsa española. Según Evaristo Santaella, director de gestión de carteras de Eurodeal, "da la sensación de que el selectivo buscará apoyo en los 15.000 puntos. Si los pierde, "podría retroceder cerca de 200 puntos con relativa rapidez”, pero si los mantiene "volvería a máximos". Pocas compañías logran escapar de los números rojos, entre ellas Antena 3, Iberdrola, Iberia (+0,27 por ciento) -después de que Air France-KLM haya reconocido a las claras que está interesado en la aerolínea española- y sobre todo, Sogecable. La compañía de medios suma un 0,6 por ciento, con un mercado a la espera de que presente sus resultados semestrales al cierre de la jornada. Y las previsiones son buenas. Los expertos esperan incluso que pueda anunciar un resultado operativo positivo por primera vez gracias al buen comportamiento de Cuatro.