La renta variable española arranca el día con descensos. Los efectos de la crisis subprime le ponen la zancadilla y hacen que el Ibex 35 caiga un 0,44 por ciento en la apertura, hasta los 15.690 puntos. Los pesos pesados son los causantes de este mal tono, en particular el BBVA. El resto de plazas europeas comienza también en negativo, tras el cierre a la baja del Nikkei y el mal tono de Wall Street en la última sesión. En los mercados de cambio, el euro se cambia por 1,4466 dólares.
El temor a nuevos problemas en la banca se deja notar en la bolsa. Temores que parecían dormidos desde hace varias semanas, pero no vencidos. Ahora, la Reserva Federal ha tenido que doblar sus esfuerzos para aliviar al mercado monetario con una nueva inyección de liquidez y la posibilidad de que las grandes entidades financieras se enfrenten a nuevos problemas relacionados con las hipotecas subprime hace que muchos inversores “pongan los pies en el suelo”. Los recortes más abultados son para Banesto, que cede un 1,8 por ciento, mientras que ACS se deja un 1,6 por ciento. Compañías como Iberia, Popular, Antena 3, FCC o Bankinter se dejan más de un 1 por ciento. Pero las ventas llegan también a los pesos pesados. Así, Telefónica recorta un 0,22 por ciento, el BBVA un abultado 0,82 por ciento y el Santander un 0,48 por ciento. Y en negativo también se coloca la petrolera Repsol.