El selectivo de la bolsa española cede un 0.27% hasta los 14.530 puntos en la media sesión bursátil. La fuerte volatilidad que viven los mercados, alimentada por los temores sobre la crisis crediticia en Estados Unidos, deja números rojos en las principales compañías de referencia del mercado español, con Santander y BBVA a la cabeza.
La bolsa española ha coqueteado en varias ocasiones con los 14.500 puntos, y ha conseguido romperlos. A pesar de los descensos de los mercados de renta variable queda patente “la fortaleza de las bolsas, pues la caída al cierre de los indicadores americanos auguraban mayores caídas” señala Javier Barrio, director de ventas institucionales de BPI. Opinión que comparte Miguel Paz, gestor de Unicorp Patrimonios que considera que “el mercado puede tener días de alegría y fuertes rebotes, pero no pasará de eso”.