La crisis económica está provocando un incremento del hurto de mercancías por parte de los empleados y de los robos cometidos por bandas organizadas, cuya incidencia aumentó el pasado ejercicio un 14% y 42%, respectivamente, según se desprende del estudio 'Más allá de la prevención de pérdidas: la supervivencia del más fuerte', encargado por el proveedor de sistemas de seguridad ADT. El informe, realizado a través de encuestas entre minoristas de todo el mundo, detalla que la pérdida desconocida representó en 2008 el 1,6% de las ventas minoristas a escala mundial, un nivel similar al de 2007 (1,7%), aunque se aprecian diferencias en la estructura de la pérdida y en los retos que afronta el sector a la hora de combatirla. El robo interno (80%), el hurto externo de clientes (52%) y la sustracción de dinero de la caja (32%) continúan siendo las principales fuentes de pérdidas, según los minoristas encuestados.