El Ministerio suizo de Finanzas informó hoy de que examina "diferentes opciones" respecto a la participación del Gobierno helvético en el banco UBS, que tuvo que recibir una inyección pública de liquidez de 6.000 millones de francos suizos (3.953 millones de euros) a cambio de acciones convertibles tras convertirse en una de las principales víctimas de la crisis financiera. En este sentido, los representantes del Ejecutivo suizo reiteraron que el interés del Gobierno en la entidad tiene carácter "limitado" y siempre ligado a la estabilización del sistema financiero. De este modo, desde el Ministerio confirmaron que se se han mantenido "conversaciones en profundidad con varias partes" a la hora de examinar las diferentes opciones.