El Gobierno ruso concederá ayudas por un importe de más de 1.000 millones de dólares (760 millones de euros al cambio actual) para apoyar a la industria del automóvil del país ante la fuerte caída de las ventas y para evitar los despidos en masa de trabajadores, según anunció hoy el primer ministro del país, Vladimir Putin. Putin puso de manifiesto que el fabricante ruso Avtovaz ha realizado despidos en masa, a pesar de la crisis económica y de sus menores ventas. "Esto es una hazaña muy cara", añadió, al tiempo que recordó que General Motors "ha despedido a 34.000 personas".