El Gobierno ha alcanzado un acuerdo con PP, CiU e IU acerca de una moción presentada inicialmente por la federación nacionalista y por la que insta al Gobierno a presentar junto al Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2009 un nuevo plan anticrisis de 20 puntos para afrontar un "nuevo ciclo económico caracterizado por la caída de la actividad y la destrucción de empleo". Asimismo, obliga al Ejecutivo a presentar junto a los Presupuestos un análisis actualizado de la situación que atraviesa la economía española y las previsiones del Gobierno "para el inmediato futuro". El texto final se limita a señalar las directrices generales de las medidas que el Ejecutivo tendrá que adoptar en las próximas meses, sin precisar actuaciones concretas. Así, alude a la necesidad de luchar contra el desempleo y favorecer la recolocación de los parados, y la reforma del mercado laboral siempre "dentro del mercado laboral".
También se detiene en la necesidad de abordar políticas de fiscalidad y rentas que permitan "reducir costes" de la actividad productiva desde la perspectiva de la oferta, aunque no incluye la rebaja del Impuesto de Sociedades que reclaman tanto PP como CiU. No obstante, sí insta al Ejecutivo a adoptar medidas para reducir las tensiones en los mercados financieros internaciones y evitar que la falta de liquidez del sistema perjudique a las empresas y a combatir el incremento de la morosidad. Además, entra a pedir que ase trate de corregir la inflación tanto en sus factores internos como externos. Asimismo, insta al gobierno a mantener el equilibrio en las cuentas públicas en el marco de la Ley Presupuestaria, mejorando la gestión de las Administración General del Estado, compatible con un incrementando la inversión pública y las garantías para el sistema de pensiones.