El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, ha augurado en Bratislava la entrada de su país en la zona del euro en 2009, pese a las dudas sobre la capacidad de su Gobierno de controlar las finanzas estatales a partir de esa fecha. El político socialdemócrata ha despejado cualquier duda sobre el cumplimiento de todos los criterios económicos de cara a la entrada en la Unión Monetaria y Económica (UME) europea en esa fecha, así como de mantener los compromisos de disciplina financiera una vez dentro.