El Gobierno dejó claro el martes que no va a realizar aportaciones de fondos para solventar la crisis de las empresas inmobiliarias después de que Martinsa Fadesa anunciase la solicitud voluntaria de un concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos). 'No se puede refinanciar la deuda de una empresa privada con dinero público', dijo la secretaria general del Ministerio de Vivienda, Anunciación Romero, en una rueda de prensa sobre el precio de la vivienda. Al anunciar la víspera la solicitud de concurso, Martinsa Fadesa destacó veladamente la falta de apoyo del gobierno español al señalar que el estatal Instituto de Crédito Oficial (ICO) rechazó darles el crédito de 150 millones de euros que habría evitado la situación concursal.