El Gobierno no tiene previsto eliminar la operativa bursátil de las posiciones bajistas pese a las exigencias al respecto de los bancos españoles, que se están viendo afectados por esta práctica en un momento especialmente complicado de caídas generalizadas en bolsa, informaron en fuentes del Ministerio de Economía. El departamento que dirige Pedro Solbes afirma haber escuchado las demandas de la banca sobre las llamadas 'ventas a corto', pero no se plantea suprimirlas. Estas mismas fuentes recordaron que en septiembre del año pasado la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) estableció la obligación de comunicar las posiciones cortas sobre acciones de entidades financieras que superaran el 0,25% del capital.