El Gobierno británico ha estrechado su compromiso con Northern Rock al anunciar que ampliará aún más las garantías dadas a los depósitos del alicaído banco mientras sigue la búsqueda de un comprador capaz de dar continuidad al banco. El ministerio de Economía del Reino Unido ha informado de que, de ahora en adelante, cubrirá todas las pérdidas que registren las instituciones financieras que presten capital al Northern Rock para que el banco pueda seguir ofreciendo todos sus servicios bancarios. En un movimiento que los analistas británicos interpretan como un paso más cerca de la nacionalización del banco, la decisión tomada por el ministro de Economía, Alistair Darling, sigue a la medida adoptada el pasado octubre, cuando garantizó todos los depósitos hechos con posterioridad al 19 de septiembre.