El Gobierno alemán espera un crecimiento económico del 2,4% este año y del 2,0% el próximo, algo que a juicio del ministro de Economía, Michael Glos, contribuirá a que el desempleo continúe reduciéndose. Los pronósticos implican una ligera revisión al alza de la última previsión para 2007, del 2,3%, y una revisión a la baja del de 2008, que estaba en el 2,4%, pese a lo cual Glos se muestra optimista, sobre todo por los efectos que la recuperación económica está teniendo en el mercado laboral.
Al presentar las previsiones económicas del Gobierno, Glos ha asegurado que "el número de desempleados registrados bajará en 2007 en 700.000 personas y en 2008 en otras 295.000, con lo que quedará en menos de 3,5 millones. Esa será la cifra más baja en más de diez años". Glos ha resaltado que en el pasado el desempleo crecía en épocas de crisis coyuntural y no disminuía en las que la coyuntura era buena, por lo que el descenso que viene observándose es un éxito importante y una confirmación de la línea reformista del Gobierno. "En el pasado, en malos tiempos el número de desempleados crecía sin que descendiera de la misma manera en buenas épocas. En este auge, en cambio, estamos en camino de reducir el desempleo permanente". El ministro ha rechazado además las propuestas de algunos sectores para introducir modificaciones en algunas de las reformas de la llamada Agenda 2010, especialmente en la reforma laboral, que, según el ministro, ahora están dando frutos claros. Demanda interna Por otra parte, Glos ha destacado que el crecimiento alemán en este año ha estado sustentado ante todo en la demanda interna. El año próximo, la economía mundial perderá dinámica con lo que el crecimiento deberá apoyarse otra vez en la demanda interna alemana. En términos generales, Glos ha subrayado que, pese a la ralentización que se espera para el año próximo, el crecimiento continuará y la coyuntura alemana se apoya sobre base estable, pese a las recientes turbulencias en los mercados financieros internacionales. La inflación, que en este año alcanzará, según los pronósticos, el 2,1%, ha sido calificada por Glos como algo que "no es alarmante" sobre todo por considerar que esta se ralentizará en los próximos años.