Las perspectivas de crecimiento de la zona euro y el conjunto de la Unión Europea (UE) se han deteriorado en comparación con las expectativas de la primera mitad del año. Según el comisario europeo para Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, las perspectivas económicas para los dos próximos años "serán menos favorables de lo que esperábamos antes del verano". La Comisión Europea publicará sus próximas estimaciones de crecimiento el 9 de noviembre.
En septiembre, Bruselas ya había reducido su previsión de la zona euro para 2007 de 2,6 a 2,5%, y en el conjunto de la UE de 2,9 a 2,8%. Según Almunia, la desaceleración se explica por el aumento de los tipos de interés a escala mundial; los precios elevados del petróleo, con un barril de crudo que acaba de superar por primera vez el umbral de los 90 dólares; el aumento de los precios de las materias primas; y las dificultades del sector inmobiliario norteamericano. De todos modos, el comisario indica que los 'fundamentos económicos' de Europa seguían siendo 'buenos', lo que debería permitir atenuar el impacto de esta coyuntura.