El gobierno alemán aprobó hoy un proyecto de ley para mejorar la supervisión bancaria y enmendar así uno de los problemas que ha llevado a que la crisis tuviera un fuerte impacto sobre el sector financiero alemán. El proyecto contempla dotar de mayores competencias a la entidad de supervisión bancaria (BaFin). En el futuro, la BaFin supervisará y podrá exigir a los bancos que tengan más fondos propios y mayor liquidez, lo que en Alemania ha constituido uno de los principales problemas durante la crisis bancaria. Para poder hacer una mejor evaluación de los riesgos está previsto también aumentar las notificaciones obligatorias. La ley prevé que en el futuro los bancos tengan que notificar periódicamente cuál es el nivel de pasivos financieros en relación a la base de fondos propios (leverage ratio).