El gasto de los consumidores franceses en productos manufacturados, el principal motor de crecimiento del Producto Interior Bruto, cayó de forma inesperada en marzo, ya que los hogares galos redujeron las compras de ropa, de acuerdo con las cifras oficiales publicadas el miércoles. La oficina nacional de estadísticas francesa Insee apuntó que el gasto de los consumidores, que supone las dos terceras partes del PIB francés, descendió en marzo un 1,7% respecto al mes anterior, lo que recortó el crecimiento anual al 1,2%.