El futuro de Chrysler podría estar en riesgo luego que la Corte Suprema de Estados Unidos aplazara la venta de la fabricante de autos a Fiat. "Esto ahora se está volviendo interesante", señala Yves Smith en naked capitalism, al destacar que muchas de las objeciones asumidas para el acuerdo de Chrysler no eran muy sólidas desde un punto de vista legal. "Por lo tanto, el hecho de que la Corte Suprema haya decidido aplazar el acuerdo constituye una sorpresa, particularmente para el equipo de Obama, que ha puesto su prestigio y (ejercido) una fuerza considerable para lograr que se realice el acuerdo", agrega Smith. "Cualquier complicación o retraso con Chrysler pone en riesgo la quiebra mucho más grande y compleja de GM"