El euro se acercaba a sus mayores niveles frente al dólar debido a que los inversores siguen vendiendo la divisa estadounidense antes de la reunión de los ministros de Finanzas y banqueros centrales del G7 en Washington este fin de semana. Como el Tesoro de EEUU parece despreocupado por la bajada del billete verde y en Europa se habla de la necesidad de acortar los desequilibrios globales más que de comentar directamente la debilidad del dólar, los participantes del mercado piensan poco en el comunicado resultante tras la reunión. Esta mañana el euro ha alcanzado una cota de 1,4242 dólares, no lejos de su récord histórico de 1,4282, logrado a comienzos de octubre.