La divisa europea sigue manteniendo su fuerza frente a la estadounidense y esta mañana ha recuperado el nivel de 1,4 dólares, algo que no ocurría desde enero de este año. El repunte del euro tiene que ver con los últimos datos macro publicados en EE.UU, que añadieron presión al billete verde. Hoy se publica el dato revisado del PIB de EEUU, otro dato más para ver si la economía se está estabilizando.
El Banco Central Europeo (BCE) fijó ayer el cambio oficial del euro en 1,3856 dólares.

Wall Street cerró el jueves con sólidas ganancias en sus principales índices, lo que tiende a animar la
compra de valores de riesgo y a debilitar a la divisa nipona y a la estadounidense
, que suelen considerarse valores de refugio en jornadas bajistas.

Los pedidos de bienes duraderos a las empresas estadounidenses aumentaron un 1,9% en abril respecto del mes anterior, aunque el retroceso de marzo fue mayor de lo que se había calculado con anterioridad. Mientras, las ventas de casas nuevas se situaron en abril en una tasa anual de 352.000 unidades, 1.000 más que en marzo, pero una cifra inferior a lo que esperaban los expertos. Además, el Departamento de Trabajo detalló que en la pasada semana se tramitaron 623.000 peticiones nuevas de subsidio por desempleo, 13.000 menos que en la anterior.