El euro continúa escalando posiciones frente al dólar. Poco después de la apertura del mercado neoyorkino, la moneda única logró alcanzar las 1,3843 unidades en su cambio con el dólar, ante la preocupación de los inversores por los efectos de la crisis inmobiliaria en EEUU. Además, el presidente de la Reserva Federal de EEUU, Ben Bernanke, auguró un panorama menos alentador del previsto por los efectos de la crisis de la vivienda durante sus comparecencias ante el Congreso y el Senado.