El principal indicador utilizado en España para el cálculo de las hipotecas ha duplicado hoy las caídas de ayer al descender cuatro centésimas, hasta el 1,242%. Ka caída se produce un día después de que el BCE haya cortado su grifo anual de subastas.