El déficit de la balanza por cuenta corriente, que refleja los ingresos y pagos por operaciones comerciales, servicios, rentas y transferencias, ascendió a 40.720,1 millones de euros en los cuatro primeros meses del año, lo que supone un aumento del 15,5% respecto a los 35.245 millones registrados en el mismo periodo de 2007, según datos del Banco de España. La ampliación del déficit de la balanza por cuenta corriente se debió, principalmente, al aumento del déficit de la balanza comercial y, en menor medida, al incremento del saldo negativo de la balanza de transferencias corrientes.