Francia tuvo un déficit de 1.200 millones de euros en su balanza de pagos, una sustancial reducción respecto a los 3.300 millones del mes anterior, según los datos anunciados hoy por el Banco de Francia. La caída del déficit en julio se debió sobre todo por el bajón del saldo negativo de la balanza comercial, que quedó en 2.100 millones de euros, cuando en junio había sido de 4.200 millones, precisó el Banco de Francia en un comunicado.