Los pronósticos de frías temperaturas en Estados Unidos, la continua debilidad del dólar y el estrecho equilibrio entre la oferta y la demanda han impulsado al futuro para entrega en enero del barril de crudo Brent a un nuevo máximo histórico en los 95,85 dólares. Mientras, el alza del contrato sobre el crudo en la Nymex se ha detenido justo antes de registrar un máximo histórico. Los analistas señalan que el atractivo de los 100 dólares el barril, para el contrato del petróleo en la Nymex, está haciendo difícil que los especuladores se resistan y se esperan nuevas alzas durante la sesión.