La demanda total de energía en la Península Ibérica se situó en 172.749 millones de kilovatios hora (kWh) en los ocho primeros meses del año, lo que supone un incremento del 1,9% con respecto al mismo periodo del año anterior, anunció hoy Unesa. El 79,7% de esta demanda se cubrió con la energía generada en el régimen ordinario de producción. En concreto, este mercado satisfizo una demanda equivalente a 137.598 millones de kWh, un 0,8% menos que en 2006. El resto de la energía demandada quedó cubierto con los productores en régimen especial (37.127 kWh) y con los intercambios internacionales de energía eléctrica (saldo negativo de 1.975 kWh). En lo que va de año, el consumo procedente de productores en régimen especial ha aumentado un 12,3%, y equivale al 21,5% de la demanda total peninsular.