El consejero delegado de Deutsche Bank, Josef Ackermann, comunicó al gobierno suizo que estaba dispuesto a asumir el liderazgo en el atribulado banco UBS  por deber patriótico, según informó el viernes el periódico helvético Blick, sin citar fuentes.  Ackermann, nacido en Suiza, hizo saber a las autoridades de su país que aceptaría convertirse en consejero delegado de UBS poco antes de que el banco designara para ese puesto a Oswald Gruebel la semana pasada, indica Blick. Con Gruebel como consejero delegado, Ackermann siguió abierto a encargarse de la presidencia de UBS, que fue asumida esta semana por el ex ministro de Finanzas suizo Kaspar Villiger.