Los resultados se verían impulsados por la puesta en operación de nuevos activos en el período y por la reducción de los gastos financieros gracias al menor coste de la deuda. La atención se centra en la posible revisión del plan de inversiones por el desplome de la demanda eléctrica.