Mota-Engil, la mayor constructora de Portugal, gana 14,1 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone una caída del beneficio del 82,5% en relación al mismo periodo de 2007, informó hoy la compañía en un comunicado. El resultado bruto de explotación (EBITDA) alcanza los 131 millones de euros, un 6,6% más, para un periodo en el que las ventas sumaron 841 millones de euros, con un incremento del 34%. La compañía mantiene una deuda de 942 millones de euros y una cartera de pedidos estimada en 2.000 millones de euros.