Los beneficos del tercer mayor banco de EE UU, JP Morgan Chase, han caído un 50% durante el primer trimestre después de fuertes provisiones de 5.100 millones de dólares vinculadas al colapso de las crisis subprime. Los beneficios del primer trimestre se han situado en los 3.370 millones de dólares, 68 centavos por acción, desde los 4.790 millones del año anterior, 1,34 dólares por título. Estas cifras permiten, sin embargo, a JP Morgan superar las previsiones de los analistas, que vaticinaban unas ganancias de 61 centavos de dólar por título.
Las ventas cayeron un 11% en el primer trimestre hasta 16.890 millones respecto a los 18.970 millones del mismo periodo del año anterior. JP Morgan ha explicado que su división de banca de inversión registró unos ajustes de valor por 2.600 millones en el trimestre relacionados con las hipotecas prime y subprime. Por otra parte el grupo de servicios financieros realizó una provisión por insolvencia de 4.420 millones frente a los 1.010 millones anteriores. Sobre su acuerdo para comprar de Bear Stears, el presidente y consejero delegado Jamie Dimon se ha referido a la fusión como una oportunidad única para aumentar su capacidad de servir a sus clientes añadiendo nuevas capacidades. De cara al futuro, JPMorgan prevé que el entorno económico siga siendo débil y que los mercados de capitales estén aún sometidos a presión. 'Estos factores han afectado, y es posible que sigan afectando negativamente, las perdidas de crédito de la compañía, así como el beneficio y el volumen de negocio gobal durante lo que queda de año o más, ha dicho Dimon.