La cadena británica de tiendas de electrodomésticos y electrónica DSG Internacional vió reducidos sus beneficios antes de impuestos en el ejercicio fiscal de 2008 hasta los 205,3 millones de libras (258,9 millones de euros) frente a los 295,1 millones de libras (372,2 millones de euros) del ejercicio anterior. Esta cifra supone una reducción del 30%, y ha advertido de que permanecen "muy cautelosos" sobre la confianza del consumidor. La matriz de cadenas de distribución como PC City, PC World, Currys y Dixons, indicó que sus ventas alcanzaron los 8.545,9 millones de libras (10.788,99 millones de euros), un crecimiento del 8% respecto al ejercicio 2007/6.