El consorcio automovilístico alemán BMW ha obtenido un beneficio neto de 1.340 millones de euros durante el primer semestre del año, un 22,8% menos que en el mismo periodo de 2006. La facturación se ha situado en 26.634 millones de euros, lo que representa un incremento del 7,3%, mientras que el beneficio antes de impuestos ha caido un 24,2%, hasta 1.917 millones de euros.