BBVA dijo el martes que cerró el primer semestre del año con una ganancia neta recurrente de 2.799 millones de euros (3.990 millones de dólares), un 10 por ciento menos que los 3.108 millones del mismo período del año anterior.

El resultado se situó por encima de las previsiones de los analistas, que esperaban en promedio una utilidad de 2.520 millones de euros.

El margen de intereses de la entidad que preside Francisco González se situó en 6.858 millones de euros hasta junio, con un crecimiento del 23,5% sobre igual periodo de 2008, mientras que el margen bruto ascendió a 10.380 millones de euros, un 7,8% más. Por su parte, el margen neto aumentó un 15%, hasta los 6.293 millones de euros.

La tasa de morosidad del banco se situó en el 3,2% a cierre del mes de junio, frente al 1,3% del mismo periodo de 2008, cifra "positiva" si se compara con la media del sistema financiero, según destacó el banco.

La tasa de cobertura alcanzó el 68%, frente al 167% de hace un año, con unos fondos de cobertura de 8.023 millones de euros, dado que 4.546 millones son fondos de carácter genérico y subestándar. Adicionalmente, el banco destacó que se debe tener en cuenta el valor de los colaterales asociados a los riesgos con garantía real.

BBVA resaltó que continuó reduciendo las entradas netas en mora en el segundo trimestre -un 19,2% en el grupo y un 29% en España y Portugal- y que mantiene su estrategia conservadora en la compra de inmuebles, así como una prudente política de saneamientos y una amplia cobertura con provisiones y colaterales.

La entidad que preside Francisco González también destacó además que la "recurrencia y la fortaleza de los resultados del Grupo", obtenidos en un periodo de crisis económica, le ha permitido generar desde enero 0,7 puntos de 'core capital', hasta situarlo en el 7,1% (dato comparable y con criterios de Basilea II), logrando en el semestre "prácticamente la estimación que se había realizado para todo el año".

El banco también resaltó que el beneficio se apoya tanto en la solidez y recurrencia de los ingresos del grupo como en el "estricto" control de los gastos, que disminuyeron un 1,6%, gracias a los planes de transformación implantados de forma anticipada, lo que ha permitido nuevas mejoras en la eficiencia, cuyo ratio se situó en el 39,4% en junio, 3,8 puntos mejor que un año antes.

El ratio BIS se situó en el 12,2%y la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) en el 21,5%, mientras que la rentabilidad sobre activos (ROA) se colocó en el 1,1%.

Asimismo, resaltó que mantiene unos adecuados índices de solvencia, con un alto nivel de generación de capital de forma orgánica, una buena calidad de su cartera crediticia y una excelente y confortable posición de liquidez.

CRECEN LOS RECURSOS

El banco destacó que pese a la ralentización de la actividad bancaria, BBVA mantuvo "un crecimiento sostenido y de calidad" de sus volúmenes de negocio, ya que la inversión crediticia se mantuvo en 335.608 millones de euros y los recursos de clientes alcanzaron los 368.586 millones de euros, un 5,9% más.

El total de recursos de clientes se situaron en junio en 498.668 millones de euros, un 2,2% más, el patrimonio neto alcanzó los 29.901 millones y los fondos propios se situaron en 29.383 millones de euros.

El grupo mantiene, además, unas plusvalías latentes en sus sociedades participadas más líquidas de 1.263 millones de euros, a las que habría que añadir las plusvalías de renta fija cotizada y las de inmuebles de uso propio.

El banco recordó que el pasado día 10 de julio distribuyó el primer dividendo a cuenta del ejercicio 2009, por un importe bruto de 0,09 euros por acción, pagado en efectivo.

Por áreas de negocio, en España y Portugal, la buena gestión de precios, junto con la defensa de los volúmenes de negocio, elevaron un 5,4% el margen de intereses. Además, la fuerte contención de los gastos de explotación, que se reducen un 6,5% en el mismo período, permitieron alcanzar mejoras tanto en el margen neto (+5,9% interanual) como en el ratio de eficiencia (34,4%).

Todo ello hace posible, según explicó la entidad, absorber los mayores saneamientos crediticios y situar el beneficio atribuido en un nivel cercano al del primer semestre de 2008, 1.270 millones de euros (-1,7% interanual).

En México, a pesar del empeoramiento económico, el incremento selectivo de la inversión y de los recursos, junto con la positiva y activa gestión de precios realizada elevaron el margen de intereses en un 5,2% interanual. La contención de los gastos dejó un margen neto de 1.717 millones de euros (+6,4% interanual).

Estados Unidos siguió generando resultados positivos y mantuvo incrementos interanuales en inversión y recursos, que dejaron un crecimiento del margen de intereses del 2,1%. Por su parte, el fuerte descenso de los gastos de explotación elevaron el margen neto hasta los 425 millones de euros (+2,3% interanual). El beneficio atribuido se situó en 85 millones de euros.

América del Sur fue el área que mayores crecimientos de actividad mantuvo, lo que permitió registrar un aumento en el margen neto del 31,1%, con un beneficio atribuido de 463 millones de euros (+29,0% interanual a tipos constantes en el semestre).